Subscribe:

lunes, 22 de octubre de 2007

MUSA


(Don Quijote le dedicó sus hazañas a Dulcinea, Beatriz fue cantada por Dante, Laura inspiró a Petrarca y Rosario hizo sus

pirar a Manuel Acuña.

Es imposible imaginar un poeta sin una mujer a la cual cantarle y a la cual acudir en los momentos en que el espíritu

anda apachurrado. Sin embargo, ¿qué sucede cuando un versificador le colma la paciencia a su dama?)


La musa, cansada
de tanta cursilería,
exageraciones y demás
inexactitudes, decidió
poner fin a la situación.

Otro día,
el periódico simplemente
informó que un oscuro
poeta amaneció muerto
en un hecho que no se sabía
si fue crimen o suicidio.

1 comentario:

Carolina dijo...

Si señor!! Que escritura deliciosa. Leerte no tiene desperdicio, ponés un no sé qué en tus letras que anima el alma